miércoles, 20 de octubre de 2010

MUEBLE ANTIGUO

Prehistoria

Los muebles han existido desde el neolítico (7000 AC), aunque no se conserva ningún ejemplar.

El hombre trata de sobrevivir a sus necesidades introduciendo en sus cavernas lechos de ramas y hojas que fueron los rudimentarios principios de las camas, las sillas y las mesas.

La economía nómada impidió el desarrollo de la fabricación del mueble, pero la llegada de la agricultura aceleró su evolución.

Mobiliario Egipcio

Muebles de tipo sepulcral hallados en tumbas.
La madera se importaba. Las preciosas las trabajaban artesanos expertos.
Muebles de estructura sencilla, colores vivos, motivos de animales y plantas.
Bajorrelieves, taracea en oro en tronos.
Escables (taburetes), camas simples con uol para la cabeza.
Arcones, lámparas, mesas, reposapiés policromados y con patas de garra.






Los griegos plasman en su mobiliario la belleza clásica que imprimen en sus obras de arte. Los asientos más representativos son los tronos de honor, bellamente decorados para el uso de las personalidades más nobles.

Mueble Griego




Taburetes plegables, tan ligeros que los esclavos pueden transportarlos para que sus amos.
Mesas de tabla redonda y camas llamadas kliné, que ocupan un lugar primordial en la vivienda, porque no solo sirve para tumbarse, si no para comer en ellas.
El klismos, que tal vez es la primera silla con estilo propio de toda la historia.


 
 


Las camas, llamadas kliné, eran sencillísimas. Constaban de un simple bastidor apoyado en unas patas altas y torneadas y con los largueros decorados con dibujos y volutas. Una variante del kline era el Triclínium, lecho que sólo utilizaban para comer recostados en él.


El mueble más personal es la silla, de la que se conocen dos tipos: una sin respaldo (diophros.) y otro con él (klismos). Entre las primeras hay una variante con las patas cruzadas en forma de X, que es una simple imitación de la silla de tijera egipcia, y otra con las patas verticales y talladas.



 Las mesas generalmente eran portátiles; algunas de ellas tenían tres patas, eran muy ligeras y se las colocaba junto al Triclinium para comer.

Los cofres y arcas, en forma de cajas planas y prismáticas decoradas con pinturas, así como los armarios de doble puerta, aparecen como muebles de una importancia muy secundaria.

Mobiliario Romano
 El romano fue un pueblo eminentemente poderoso y práctico, culturalmente la influencia de Grecia es importante y se llegan a repetir exactamente algunos tipos de mueble; pero destaca el empleo de bronce con elementos originales.

Los muebles de bronce son tan importantes que de este material se hacen casi todos los de lujo, mientras que los de madera (cidro, arce, tejo, acebo, roble, sauce y haya) quedan para los tipos en que es imprescindible este material como en armarios, mesas, lararios, etc.
En los foros y coliseos hay muebles de piedra y mármol, llamados scamun.
 
Sillas de piedra con respaldo cóncavo, decoradas con relieves o inscripciones. Los sillones de piedra o mármol, ricamente ornamentados y tallados en sus laterales con motivos alados o con representaciones de animales, pero el asiento más característico de la época fue el (curul) reservado para personajes públicos.






Taburetes individuales llamados sellae y el de dos plazas llamados bisellium, generalmente destinado a los decuriones, y los taburetes para los pies, que recibían el nombre de sgatellum.

El jefe de la familia se sentaba en el sollium, que es una exacta reproducción de la kathedra griega.




La mesa (mensae) ocupaba un lugar importante en la casa, eran rectangulares con soportes de piedra, bronce y con tablero de maderas exóticas.

El cartibulum era la mesa característica con soporte de mármol, generalmente dos patas simulando dos leones con terminación con garras y entrelazados con hojas y volutas.


Los lararium eran unos pequeños armarios que ocupaban un lugar en el atrio de la casa, donde se adoraban a los dioses domésticos. Los arcones eran similares a los griegos y egipcios con rasgos idénticos.

El lectus (lecho) romano con armadura de bronce o madera con soportes torneados y brazos curvos. El triclinio, lecho grande con capacidad para tres personas utilizado tanto por griegos y romanos para comer, todo decorado con telas y almohadones.


Los cofres y arcas, que pertenecían al mobiliario del dormitorio, eran más lujosos y complicados que los de los griegos.
Mueble Bizantino

Bizancio, con todo y no presentar casi ejemplares conservados tiene para nosotros el interés de haber servido de puente entre el fenecido arte romano y el nuevo resurgir medieval con el arte románico, de tanta influencia bizantino. El estilo bizantino fue esencialmente una mezcla de elementos oriental y grecorromano y su uso era eclesiástico o de la realeza.
El mueble, desde el punto de vista artístico, no es todavía más que un objeto cuyo fin parece exclusivamente utilitario, tanto que muchas veces se resuelve con simples armaduras o esqueletos recubiertos de tapicerías más o menos ricas.

La madera es el material más importante empleado en la construcción del mueble, pero el marfil fue el material más usado para los muebles de importancia.

Contrario al estilo romano, las figuras humanas y animales fueron menos frecuentemente incorporadas, y los elementos decorativos tendieron a ser rígidos y convencionales.

El mobiliario bizantino se caracteriza pues, por asimilar los modelos romanos revestidos de lujo oriental.


Mueble Románico

El arte románico deriva de la tradición artística romana, con aportaciones germánicas, bizantinas e islámicas.

El mueble se va adaptando a las exigencias vitales de la época y sólo responden a las necesidades prácticas de la vida, son muebles creados con una simple visión utilitaria.

Los ejemplos del mueble románico, son conocidos por las pinturas y las miniaturas de los códices. Se trata de muebles fuertes y pesados con una decoración estilizada de flora y fauna o de figuras fantásticas.


El mueble románico por excelencia es el arcón, lo mismo se encuentra en la casa del campesino, que en los palacios o en las sacristías.
El arca sirve de banco, mesa o armario, su número excede de treinta en muchas casas. Su desarrollo evoluciona inmediatamente, muchas son inspiradas en la antigüedad de los sarcófagos griegos y romanos.
 Los sitiales y faldistorios son asientos de honor para la nobleza y eclesiásticos, en forma de tijera, decorada con influencias moriscas, tallados y policromados, construidas generalmente en pino y nogal.




Las mesas no tienen valor artístico, son simples tablones soportados sobre caballetes y reforzados con herrajes, con el simple objeto de ser cubiertos con telas o tapices.

Las camas tienen sus cuatro patas torneadas y los cabezales muy altos, acabados en ligera curva y a veces policromados, siempre cubiertas con telas y tapicerías, tenían en un extremo unos escalones para poder subir y bajar cómodamente.


Mobiliario Gótico

 El arte gótico (siglo XII-principios del XVI) es esencialmente religioso, siendo los muebles de iglesias y monasterios los primeramente desarrollados.

El material empleado casi exclusivamente es la madera entre los cuales destacan el roble y el nogal.

Las nuevas catedrales eran manifestaciones de opulencia pero, para los interiores, los ricos benefactores de la iglesia parecían preferir mobiliario de roble, funcional y sencillo, cubierto con tapicería .

Su aspecto es algo severo, pero de bellas proporciones, de líneas simples continuando como en el período románico las estructuras cuadradas aunque más rígidas y verticales.

El mueble gótico francés tiene influencias islámicas y germánicas son imitaciones de edificios esencialmente religiosos.

Verticalidad absoluta, arcos conopiales, vitraux, las alacenas con puertas perforadas, tracerías, bancos largos, los sillones-trono son con caja, las camas con dosel, los mueble de asiento característicos son, la silla tijera, el escabel y el taburete de tres patas.
 El gótico inglés es sencillo y tosco con un carácter muy nacional finalizando en el Tudor en pleno siglo XVI.


lunes, 18 de octubre de 2010

HISTORIA DEL MUEBLE.- Antecedentes

“El mueble es algo muy frágil que registra como un barómetro la idiosincrasia y las altas y bajas estéticas y económicas de todos los países”.

                                                Antoni Arola (1966)

Concepto de mueble
            Podemos considerar como mueble cualquier construcción humana que sirve a las personas para realizar acciones relativas a su vida cotidiana y que tienen la peculiaridad de poderse mover, cambiar de sitio, ya sea sin tocar su estructura o desmontando. También se considera como mueble cualquier elemento existente en el interior de las viviendas humanas destinado a hacer la vida cotidiana más fácil y cómoda. En este sentido pueden considerarse como muebles aquellas estructuras fijas destinadas a almacenar, servir de base para asientos, camas, etc.
            La forma de los muebles, así como su función, han ido cambiando con el tiempo de la misma manera que lo han hecho los materiales utilizados en su fabricación. Si lo más corriente es la madera, también existen muchos materiales con los que de tiempo inmemorial se han construido muebles.

Materiales
            En épocas antiguas era corriente la fabricación de muebles con entramado de cañas, juncos, ramas o fibras vegetales, ya que son materiales que pueden trabajarse sin requerir herramientas elaboradas.
            La madera es la reina del mundo del mueble, tanto por sus características de resistencia, firmeza y flexibilidad como las de durabilidad y capacidad aislante y no conductora, además de su facilidad para ser trabajada.
            La piedra también se ha usado, aunque la dificultad de su trabajo ha reservado este material a las clases pudientes o a estructuras destinadas a no ser movidas como tarimas, tronos, bancos, etc. Podemos agrupar con la piedra a cualquier estructura fabricada con argamasa, ladrillo, mampostería, etc.
            El metal se ha usado también en todas las épocas, bien como expresión máxima del poder o de la capacidad económica en muebles suntuarios (realizados en bronce o incluyendo metales preciosos como el oro o plata), bien para reforzar las estructuras de madera (herrajes, clavos, etc). Tras la Revolución Industrial, con el abaratamiento de los procesos de producción de metales ha venido siendo frecuente el mueble cuya estructura se realiza completamente de metal, generalmente hierro o acero, ya sea en forma de láminas, de tubos o en hierro fundido.
            En el presente se usan todo tipo de materiales para la construcción de muebles, desde los plásticos a las fibras sintéticas, la fibra de vidrio, el cartón, el cristal, etc.
            Además desde la antigüedad se han usado toda clase de materiales para incrustaciones, desde el nácar hasta conchas, maderas y metales preciosos, marfiles, huesos, etc.

Funciones
            En general, el mueble en sí mismo tiene dos funciones complementarias: la utilidad y el decorativismo. Por ello, tanto por el cambio de los hábitos humanos como por el cambio de costumbres sociales, de las tradiciones, del gusto o de la moda, reforzado por el hecho de que el mueble es susceptible de ser modificado en su forma o estructura para adaptarse a diferentes ambientes y necesidades, el mueble ha ido cambiando a lo largo de la historia en mayor medida por los estilos artísticos.
            Podemos decir que una civilización es mucho más próspera cuanto más variado y rico es su mobiliario. En algunos casos los únicos documentos que se tienen para reconstruir la vida cotidiana de una civilización serán sus muebles, rescatados y recuperados por métodos arqueológicos. Además la posesión de mobiliario indica sedentarismo y estabilidad indicando un sistema social, político y económico sólido, siendo el mueble un indicador del nivel socioeconómico y de la posición social.
            De una manera análoga podemos usar la Historia del Mueble para percatarnos de los avances tecnológicos de la humanidad.

Tipologías
            Los muebles han sido creados para cumplir en esencia cuatro funciones básicas: descansar, comer, almacenar y ornamentar. De estas funciones surgen cinco de sus principales tipologías:
  1. La silla. Su función es la de servir de lugar de descanso a las personas cuando están despiertas, y se usa en posición sedente, Tiene su origen en cualquier protuberancia del terreno o cuerpo de cualquier tipo (piedra, tronco, etc.), que evolucionó desde el simple taburete hacia diversas formas como el sofá, el sillón, el banco, etc.
  2. La cama. Sirve en esencia para dormir y descansar en posición yacente. En origen fue un simple lugar aislado del suelo o a cierta altura mediante patas o suspendido como las hamacas, o mediante un recubrimiento mullido y evolucionó a estructuras de cuatro patas como forma generalizada. Hay muchas categorías según posean o no cabecero, dosel, etc.
  3. La mesa. Su función es de servir de plataforma a la comida para ser consumida aislándola del suelo. Existe una infinidad de tipos y su forma ha ido cambiando a lo largo del tiempo, aunque su forma más común es la de un tablero con cuatro patas.
  4. El arca. Nación debido a la necesidad de guardar y almacenar cosas. Evolucionará en múltiples direcciones, desde los cofres hasta los armarios. Con la aparición de los cajones nacerían híbridos entre el arca y los demás muebles. La banca es un híbrido entre el arca y la silla, la cómoda es en esencia la fusión entre mesa y arca, etc.
  5. El mueble ornamental. Son todos aquellos cuya principal función es el adorno, aunque pueden cumplir otras funciones. Entre ellos podemos encontrar desde los pianos de cola o espejos de pared a los relojes, desde los marcos (de pinturas) a los apliques de baño, etc. También están los denominados complementos, integrados por tapices, alfombras, cerámica, etc., que si bien no pueden considerarse muebles, tienen una directa relación-
El mueble siempre está unido al espacio arquitectónico y depende, en cierto sentido, de él. Aunque algunos arquitectos contemporáneos ya suelen tener en cuenta el mobiliario que ha de tener su edificación, en general el mobiliario se adapta a un espacio arquitectónico previo. Es la casa la que determina el mobiliario y no al revés.

sábado, 25 de setiembre de 2010

TEMA 3. PRINCIPIOS DEL DISEÑO DE INTERIORES

Principios del diseño de interiores
Para la realización de un proyecto de diseño de interiores, ya sea desde cero o se trate de alguna modificación o remodelación de un espacio, el diseñador tiene algunas herramientas teóricas que lo ayudarán en la conceptualización y desarrollo de sus ideas. Estos conceptos teóricos pueden estar presentes desde el color, la textura hasta en el acomodo de muebles y accesorios, para el diseño del piso, paredes, etc.
Estos principios de diseño son: balance, ritmo, proporción, escala, armonía y unidad.

Principio #1: El balance
El equilibrio visual en un cuarto se llama balance. Da un sentido de reposo y un sentimiento de terminación. Un cuarto equilibrado le proporciona consideración a la colocación de objetos según su peso visual. Los elementos de línea, la forma, el color y la textura ayudan a determinar el peso visual de un objeto, lo cual es la cantidad de espacio que parece ocupar. El balance también refiere a cómo y dónde se colocan los elementos (la línea, la forma, el color y la textura) dentro de un cuarto. Para mantener el balance, se debe tratar de distribuir los elementos a lo largo del cuarto.
• El balance formal, a menudo llamado balance simétrico, crea un efecto de imagen espejada.
• El balance informal usa objetos diferentes del mismo peso visual para crear equilibrio en un cuarto. Es más sutil y espontáneo y da un sentimiento más cálido y casual. 
Principio #2: El énfasis
El énfasis es el punto focal del cuarto. El punto focal debería ser obvio cuando uno entra en el cuarto; es el área hacia la cual el ojo es atraído. Lo que fuere que sea presentado como centro de interés – una chimenea, un trabajo de arte o un tratamiento de ventana tramando una vista bella – debe ser suficientemente enfatizado a fin de que todo lo demás conduzca hacia el área presentada. Se le puede añadir el énfasis a un punto focal natural o se puede crear uno en un cuarto a través del uso efectivo de líneas, formas, colores y texturas.
Principio #3: El ritmo
El ritmo suministra la disciplina que controla el ojo cuando se mueve alrededor de una habitación. El ritmo ayuda al ojo a moverse fácilmente de un objeto a otro y crea una armonía que hace que el ojo distinga un todo unificado. El ritmo es creado a través de la repetición de líneas, la forma, el color o la textura. También puede ser creado a través de la progresión. El ritmo progresivo es gradual creciente o decreciente en el tamaño, dirección o color.
Principio #4: La proporción y la escala
Las relaciones de tamaño en un cuarto están definidas por la proporción y escala. La proporción se refiere a cómo los elementos dentro de un objeto guardan relación con el objeto como un todo. La escala guarda relación con el tamaño de un objeto cuando es comparada con el tamaño del espacio en el cual está ubicado.
Se entiende por escala la relación entre las proporciones de los elementos visuales de una composición. Todos los elementos tienen la capacidad de modificarse y definirse unos a otros según las relaciones que se definan entre las propiedades análogas de ellos. Por lo tanto, el concepto de escala no se refiere sólo a la relación entre tamaños de dos o más elementos, sino también a la relación entre colores, formas, etc.
Un elemento es grande o pequeño según el tamaño de los elementos que le acompañan en el escenario. El color de una forma es brillante o apagado según el color del fondo sobre el que se encuentra. Es decir, las propiedades de un elemento visual no son absolutas, sino relativas, ya que dependen de las del resto de elementos que le acompañan en la composición.

Hay diferentes tipos de escala:
Intima: el hombre tiene una relación muy próxima, intima  hacia el espacio  O estructura en la que se encuentra. Ej. Un elevador.
Normal: la estructura tiene cierta altura estándar en donde se puede estar y sentir con confort, es un espacio amplio, ej. Casas, aulas, etc.
  
Monumental: es la relación de un hombre referente a una estructura de mayor altura como los edificios, centros comerciales, etc.
 
Principio #5: La armonía y la unidad
Un cuarto bien diseñado es un todo unificado que abarca todos los demás elementos y principios de diseño. La unidad asegura un sentido de orden. Hay una consistencia de tamaños y formas, una armonía de color y patrón. El objetivo final de la decoración es crear un cuarto con unidad y armonía y un sentido de ritmo. Esto se logra repitiendo los elementos, balanceando todo lo largo del cuarto, y luego sumando un poco de variedad a fin de que el espacio tenga su propio sentido de personalidad. Demasiada unidad puede ser aburrida, demasiada variedad puede causar un sentimiento de inquietud. Maniobrar los elementos y principios para obtener simplemente la mezcla indicada es una clave para un buen diseño.
 
 
http://www.arquitectura.com.ar/principios-del-diseno-de-interiores/
http://www.arqred.com.mx/blog/author/ma-fernanda/